Etiquetado: fragmento

Hilos invisibles

Cuando se traspasan los límites de la muerte, cuando se rebasa la orilla del Gran Río aparece el kaos, un espacio que se abre.  Este espacio lejos de ser indeseable, tenebroso, es mas bien una luminosa y vivida realidad, hiperreal, reconfortante, con su dosis fantástica y vinculada totalmente a todo lo que existe.

Nunca se fragmentó nada, nunca se rompió nada, todo fue una alucinación que fabriqué en el mundo físico, en el mundo de los humanos egocéntricos y débiles que levantan muros y dividen conciencias. Me imagino el mundo que habito  y en lo que he de convertirme, en un ser extraordinario, algo así como una ingenua criatura salvaje y voladora.

Texto inspirado en paseos con Antonio Fernandez Sanjuan